Barreras al Crecimiento

Muchísimas empresas se han visto afectadas por la crisis económica actual. Para algunas, esto fue el final. Para el resto, posiblemente es buen momento para observar el comportamiento de sus ingresos y pensar en su recuperación o su crecimiento.

Aparte de los factores externos, como la crisis económica y el covid, hay muchos factores internos que pueden impactar el crecimiento de una empresa. Estos incluyen debilidades en estrategia de la compañía y factores organizaciones relacionados al talento, la estructura y las funciones de la organización.

Debilidades en la estrategia. No todas las empresas cuestionan y revisan su estrategia con regularidad. Hay de todo en el espectro de entidades que dejan la estrategia en segundo plano. Desde aquellos que crecen desordenadamente, hasta los que son víctimas de su propio éxito. Cualquiera que sea el caso, si la empresa entiende muy bien su mercado, conoce las tendencias que le impactan, sabe qué la diferencia de los demás, y tiene un posicionamiento sensato, lo más probable es que pueda responder a las tendencias del mercado, aprovechar las oportunidades y sacar provecho a sus ventajas competitivas.  

Cuando una empresa crece desordenadamente, sin un rumbo claro, pierde perspectiva de las oportunidades actuando sobre lo que se le presenta sin ver el panorama completo. Por ejemplo, una empresa puede diversificarse demasiado rápido y alejarse de su negocio medular de forma prematura por oportunidades que surgen en el camino, así perdiendo su ingreso base. Otra cosa que puede pasar es que una empresa en crecimiento puede tener problemas operativos enmascarados que no son obvios por que los ingresos crecen, luego llega un nivel de demanda que no pueden atender bien y caen los ingresos.

En el caso de las empresas que son víctimas de su propio éxito, varias cosas pueden ocurrir. Al tener un negocio medular exitoso, dejan de innovar y entrar en nuevos negocios porque no quieren pasar la curva de crecimiento de un nuevo mercado al estar acostumbrados a altos retornos de su negocio core (así como Kodak).  Por otro lado, pueden tener una sobreestimación del valor de la marca y afrontar otra realidad cuando un competidor entra con un precio o valor disruptivo y se lleva una buena tajada de su mercado.

Para evitar esto, es necesario invertir tiempo para pensar en el futuro, entender las tendencias, estructurar esfuerzos. Hay que hacer preguntas importantes. Por ejemplo, si mercado actual está saturado, ¿qué otros mercados o industrias adyacentes podría atender la empresa para crecer? ¿qué tendencias amenazan nuestros ingresos? ¿cómo podemos ser mejores? ¿con quién nos podríamos aliar? Entender la industria a mayor profundidad, y cotejar eso con los diferenciadores y capacidades de la empresa, permite establecer un claro posicionamiento, entender qué exactamente ofrecer y a quienes, y cómo crecer en el tiempo. Establecer un plan de crecimiento estructurado, que vea con luces largas, es el primer paso para salir de un crecimiento estancado.

Debilidades organizacionales. El talento es clave para el crecimiento de una empresa. Cuando la empresa depende de pocas personas clave y las pierde, sufre mucho en el proceso. También se puede tener falta de conocimiento, de experiencia o de las capacidades necesarias para crecer. Si la empresa vio el número de colaboradores reducidos por la pandemia, o si no logra cumplir con las expectativas tiene que dimensionar correctamente su fuerza laboral.  Por estas razones es sumamente importante tener al personal necesario, capacitar al equipo y brindar oportunidades de crecimiento. Esto es especialmente importante en las empresas donde no existe una función formal de desarrollo de talento.

Pero el talento no es la única debilidad organizacional que afecta el crecimiento de la empresa. La falta de organización y priorización es desgastante para cualquiera. Más allá de la estrategia, cuando no hay claridad en las funciones y responsabilidades de cada persona, muchos se encuentran realizando tareas donde son menos productivos, el día a día se come las oportunidades de mercado. Por otro lado, contar con una estructura clara para la toma de decisiones es crucial, no tener los derechos de decisión claramente definidos y debidamente centralizados o descentralizados puede atrasar decisiones a nivel de junta directiva, gerencia general y en mandos medios; y el atraso en las decisiones impide el crecimiento.  Pare crecer hay que tener una operación eficiente y efectiva, y entender las debilidades estructurales para asegurar que la empresa tiene la capacidad de atender nuevos negocios de forma rentable.

Las barreras para el crecimiento son muchas, y es importante reconocerlas. Una empresa que conoce su entorno y sus capacidades, que entiende en qué debe invertir y donde debe mejorar, que se puede dar el tiempo de visualizar el futuro y planificar, que cuida y cultiva a su equipo y busca la mejora continua; es una empresa lista para crecer.  

Leave a Reply